Etiquetas

, , ,

Es durante unas navidades cuando compruebas por primera vez los efectos de un momento torsor sobre un cilindro de sección variable. A tan temprana edad resulta imposible entender el fenómeno en términos matemáticos, pero después, cuando estudias —si estudias la rama de ciencias, claro— tienes muy presente el ejemplo vivido años atrás cuando te explican la teoría y, con el enorme poder de deducción que te da tener 1250 cc de materia gris —como el resto de los de tu especie—, atas cabos y tarde o temprano llegas a una conclusión axiomática: aquel pollo murió por los efectos del devastador momento torsor que las manos de tu tío ejercieron sobre su cuello —el del ave, se sobrentiende—.

Los años pasan, creces, formas una familia, encuentras trabajo y un amante, pierdes la familia y el dinero que has ahorrado hasta la fecha; pero el recuerdo de la aplicación del momento torsor subyace y cada vez que ves un ejemplo tu cerebro enlaza con el desván de los recuerdos oscuros y, en vez de ver una sección solicitada, se te aparece aquel cuello de pollo retorciéndose más y más hasta que un sonido seco te indica que se ha superado el límite elástico del hueso de una vértebra; y por eso no eres consciente de que estás estrangulando al director de tu banco de confianza hasta que te ves vestida con un monísimo conjunto de camisa y pantalones a rayas.

momento torsor columna helicoidal lonja seda valencia Pere Compte patrimonio humanidad UNESCO 5 diciembre 1996

Columna torsionada o helicoidal de la sala de contratación de la Lonja de la seda de Valencia (1485 – Pere Compte). Declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad el 5 de diciembre de 1996.

Anuncios